Salud

Laura Quezada, Licenciada en Nutrición

La Ventola te invita a conocer la Patagonia Argentina

 

 

“Beneficios de la Leche Materna al alimentar a tu bebé” por Laura Quezada, Lic. en Nutrición

 

 

La mamá debe aprender sobre lactancia materna y saber que lleva tiempo y práctica, por lo tanto debe conseguir ayuda de su familia y profesionales de apoyo para tener éxito en esta etapa única y llena de amor.
Amamantar al bebé es bueno para la salud del niño y la madre, debido a que ambos reciben beneficios, conozcamos cuales:
A la mamá
Al bebé
Le otorga una pronta recuperación posparto
Mejora el desarrollo mental
Establece un vínculo especial entre ambos
Disminuye la ansiedad
Permite un descenso de peso más fácil
Menor riesgo de cáncer de mama y otros  tipos de cáncer
Lo previene de diarreas, constipación, gases y problemas gástricos
Mejora la  formación de la boca y deglución
Menor riesgo de osteoporosi y enfermedades cardíacas
Previene de enfermedades respiratorias
Protege contra infecciones de oído
No hace falta preparación debido a que la leche materna siempre está lista, no se necesita de recipientes especiales, siempre tiene la temperatura ideal y tu bebé decide la cantidad que necesita tomar.
Menor riesgo de diabetes, obesidad y caries dental
Recordar que amamantar a tu bebé es la mejor manera de protegerlo.

 

 

Por Laura F. Quezada – Lic. en Nutrición

 

 

 

“Aprender a comer”  por Laura Quezada, Lic. en Nutrición

 

Si queremos que nuestros hijos, al llegar a la edad adulta practiquen hábitos alimentarios saludables, deben conocer variedades de alimentos y diferentes tipos de preparación de los mismos y es por esto que deben ser educados desde la más tierna infancia. La comida debe ser saludable y satisfactoria, además, no solo es importante el contenido de la alimentación sino la forma de comer y el tiempo que se destina a la comida.
Los niños deben comer con los demás, conversar, hablar, dedicar el tiempo suficiente para que sepan lo que comen, disfruten comiendo y tengan la posibilidad de convivir y crear relaciones sociales. Deben mirar lo que comen, por lo tanto los platos deben ser atractivos a la vista y estimular el olfato. El conjunto de sensaciones, estímulos y percepciones determinará en los niños el deseo de comer o no determinados alimentos. Deben aprender a distinguir aromas, sabores y texturas. Ellos aprenden por imitación, no pretenda que su hijo, por ejemplo, coma verduras si los padres no lo hacen. Pregúntele a su hijo sobre sus gustos, intégrelo al momento de ir a comprar, lavar, preparar y que utilice sus manos para manipular alimentos, o actividades sencillas como poner la mesa, etc. Se debe procurar que aprendan a elegir aquellos alimentos que les gusten y que son saludables para que puedan lograr un adecuado desarrollo físico y psíquico.

 

 

Por Laura F. Quezada – Lic. en Nutrición

 

 

 

“La alimentación en tu embarazo”  por Laura Quezada, Lic. en Nutrición

 

Una alimentación saludable es importante en todas las etapas de la vida, pero lo es aún más durante el embarazo, debe proporcionar la suficiente energía y nutrientes para satisfacer las necesidades habituales de la madre y del feto, así como también almacenar los nutrientes necesarios para el momento de la lactancia. Sin embargo “comer por dos” no quiere decir que deba comer el doble, sino que los alimentos que consume son la principal fuente de nutrientes para su hijo. Debe subir de peso gradualmente, la mayor parte del peso lo ganará  en el último trimestre. Algunos problemas comunes pueden ser nauseas, acidez estomacal y estreñimiento.
Tenga presente evitar por la tarde ayunos mayores a 3 horas y en la noche ayunos mayores a 8 horas. Disminuya el consumo de cafeína que se encuentra  en el té, mate, café, chocolate y gaseosas cola, y evitar el consumode edulcorantes y no beber alcohol.
Es necesaria la suplementación de ácido fólico  desde los 3 meses antes de la concepción y durante los primeros meses del embarazo.
Mantenga una buena hidratación bebiendo como mínimo 2lt. de agua potable por día.
Lo adecuado es optar por una alimentación variada y adaptada a tus necesidades pautadas por un especialista en nutrición y realizar los controles médicos pertinentes para vivir de forma saludable la etapa más hermosa de la vida de una mujer.
Por Laura F. Quezada – Lic. en Nutrición

 

 

 

“Enfermedad celiaca ¿Qué es?”  por Laura Quezada, Lic. en Nutrición

 

Es una enfermedad hereditaria en la cual hay una intolerancia permanente al gluten, una proteína que se encuentra en alimentos como el trigo, avena, cebada y centeno (T.A.C.C) al consumir gluten, le produce una lesión en el intestino delgado impidiéndole la absorción de nutrientes que provienen de los alimentos. Esta enfermedad puede presentarse en cualquier momento de la vida desde la lactancia hasta la adultez. Los síntomas varían de acuerdo al momento en que se manifiesta la enfermedad, entre ellos se mencionan:

 

Infancia: nauseas, vómitos, diarrea, falta de apetito, distención abdominal, pelo frágil, retraso en el crecimiento, irritabilidad, anemia, defectos en el esmalte dental.

 

Adolescencia: anemia, estreñimiento, diarrea, dolor abdominal, gases, dermatitis, dolor de cabeza, menarca tardía.

 

Adultez: poco apetito, constipación, diarrea, pérdida de peso, anemia, dermatitis, osteoporosis, infertilidad, abortos, migrañas, cambios en el comportamiento (depresión).

 

Para su diagnóstico debe consultar al médico el cual le pedirá análisis de sangre midiendo anticuerpos específicos, sin embargo el mismo se confirma a través de una biopsia intestinal que se debe realizar antes de iniciar el tratamiento. Una vez diagnosticada la enfermedad, el único tratamiento posible es una alimentación estricta  de alimentos libres de gluten, que deberá mantenerse de por vida.
En la actualidad se calcula que 1 de cada 100 personas es celíaca.
La  detección temprana  y el tratamiento oportuno son fundamentales para evitar complicaciones de dicha enfermedad.

 

 

Por Laura F. Quezada – Lic. en Nutrición

 

 

“Incorporar pescado en la alimentación” por Laura Quezada, Lic. en Nutrición

Los pescados contienen proteínas, minerales como hierro, potasio, fósforo y vitaminas del complejo B que contribuyen al buen funcionamiento del cerebro. Su contenido en ácidos grasos omega 3 son esenciales para el desarrollo normal del niño y la salud del adulto.
El consumo de pescado en la embarazada y en la lactancia es fundamental para el desarrollo del sistema nervioso y visual del feto y por ende del recién nacido.
Para obtener los nutrientes que nos brinda el pescado es necesario comerlo al menos 2 veces por semana acompañado de otros alimentos. Prefiéralos frescos o congelados y en caso de elegirlos en conserva tenga en cuenta el contenido de sodio q contienen y optar por los que vienen al agua y no en aceite.

 

Comer pescado mejora el aprendizaje en los niños y ayuda a disminuir el riesgo de enfermar del corazón en adultos.

 

 

Por Laura F. Quezada – Lic. en Nutrición

 

 

 

“Alimentación en los niños y lograr que coman todo” por Laura Quezada, Lic. en Nutrición

 

Una alimentación saludable ayuda a los niños a crecer, aprender y a prevenir enfermedades. Debemos recordar que los hábitos que se establecen en un niño desde pequeño prevalecerán en su vida adulta.
Como padres debemos mantener horarios regulares en las ingestas diarias tales como desayuno, almuerzo, merienda y cena, ofrecerles una alimentación variada compuesta por frutas, verduras, lácteos, carnes, pastas, entre otros, en cantidades adecuadas y no dar siempre lo mismo para comer, es decir, variar el menú.
Respetar las sensaciones de hambre y saciedad  y no forzarlo a terminar todo lo que se le sirvió en el plato, en todo caso servirle porciones más pequeñas debido a que no comen la cantidad que ingiere un adulto.
Preferir alimentos preparados al horno o cocinarlos al vapor en lugar de frituras.
Evitar utilizar los alimentos como recompensa o castigo. Controlar el consumo de agua diario, muchas veces no registran la sensación de sed, por lo tanto debemos ofrecerles de beber. Si tienen o no sed, deben permanecer hidratados por lo tanto brindarles agua, jugos de fruta naturales o leche y evitar aquellos con alto contenido en azúcar; que el agua sea su bebida de elección.
Los niños imitan a sus padres o hermanos en sus acciones, por lo tanto deben evitarse comentarios negativos de los alimentos debido a que sentirán rechazo a éstos sin siquiera haberlos probado porque piensan que tiene algo malo; así mismo con los buenos modales en la mesa, son hábitos que los padres deben enseñar y que los niños deben incorporarlos como algo habitual.
No hay mejor forma de educar que con el ejemplo.

 

 

 

Por Laura F. Quezada – Lic. en Nutrición

 

 

 

“La importancia del desayuno en los niños” por Laura Quezada, Lic. en Nutrición

 

El desayuno es una de las comidas más importantes del día, sin embargo suele ser la que más se descuida u omite. Un buen desayuno es aquel que incluye lácteos (un vaso de leche, yogur o un trozo de queso); cereales (pan, galletitas, copos) y una fruta o jugo de frutas.

.

La familia debe tratar de organizar el tiempo previo para poder disfrutar de un buen desayuno sin prisas y dedicar al menos unos 15 – 20 minutos. La falta de alimentos en los primeros momentos de la mañana puede provocar una disminución en la atención, en el rendimiento escolar y en las actividades que deba realizar, al no desayunar, los niños llegan hambrientos a la hora del recreo comiendo demasiado y optando por alimentos azucarados y/o ricos en grasas, que no son adecuados para su salud y que además le quitan el apetito a la hora del almuerzo.

.

Es recomendable el consumo de un alimento a media mañana en el recreo como una fruta, un yogur, solo o con copos o frutas, un sándwich de queso y tomate, sándwich de atún y beber agua para mantenerse hidratado.

.

No es necesario desayunar siempre lo mismo, al contrario, se debe evitar la monotonía, variar los alimentos y disfrutar del desayuno para que se convierta en un hábito saludable.

.

.

.

Por Laura F. Quezada – Lic. en Nutrición

 
Publicidad: contacto@laventola.com | © LA VENTOLA